INFORMACIÓN PARA

Noticias


Chile Inclusivo: Una iniciativa inédita e innovadora que apunta a disminuir la pobreza y la exclusión social

“Chile destina más de US $40 mil millones anuales a las políticas sociales y no existe información adecuada sobre el impacto y los costos de estas políticas” dijo David Bravo, director del Centro UC de Encuestas y Estudios Longitudinales y de Chile Inclusivo, en un seminario realizado el jueves 15 de diciembre en el auditorio del Centro de Innovación.

Esto, a raíz de que si bien se ha avanzado en materia de desigualdad, según la última encuesta Casen (2015) la pobreza multidimensional es de 20,9%, una cifra que sigue siendo alta. “Lo que demuestra que estamos hablando de un problema difícil de resolver y que nos plantea un enorme desafío”, añadió el economista.

Frente a este problema es que surgió Chile Inclusivo, un nuevo modelo de colaboración entre el sector académico, público y privado que busca evaluar, identificar e impulsar intervenciones para reducir la pobreza y la desigualdad, con el compromiso del sector público de escalar aquellas intervenciones que sean exitosas, eficientes y efectivas.

Una de las instituciones públicas que ya está trabajando bajo el alero de Chile Inclusivo es JUNAEB. Su director Cristóbal Acevedo integró el panel de conversación del seminario y contó su experiencia. “JUNAEB está encaminada en un proceso de modernización institucional y este proceso tiene mucho que ver con Chile Inclusivo ya que implica una mejor gestión y un mejor uso de los recursos públicos, lo que significa medir las políticas públicas y medir su impacto”, explicó.

En concreto, Chile Inclusivo está trabajando en la evaluación del Programa Contrapeso que busca combatir la obesidad y el sobrepeso a nivel estudiantil. “Levantamos 50 iniciativas y lo que vimos con Chile Inclusivo es cómo medir ese impacto en el camino de manera de reenfocar en la medida que se van implementando las medidas”, explicó Acevedo.

Desde el punto de vista académico, Eduardo Valenzuela, decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Católica destacó el aporte de la iniciativa en este ámbito “Yo creo que Chile Inclusivo ofrece la posibilidad de generar liderazgo académico en materia de política pública”, dijo.


Financiamiento

El rol del sector privado es contribuir con el financiamiento de la iniciativa. Se constituirá un fondo en base a donaciones, y el empresario y ex presidente del Hogar de Cristo, José Miguel Musalem, es quien está liderando la búsqueda de recursos.

Junto con aclarar que no es una tarea fácil, Musalem dijo que hay ciertas cosas que sensibilizan más a los empresarios. “Todo lo maravilloso del proyecto, sin plata no existe… Hay un argumento que en los empresarios ha ido permeando, y es que los recursos que dona se usen eficiente y eficazmente, y esta iniciativa apunta a decir que la rentabilidad de cada peso, será inmensa”.

Por otro lado, explicó que para el empresario existe una rentabilidad en el entorno del negocio al no tener personas excluidas ya que disminuiría la delincuencia, la violencia y habría más paz social.

Actualmente la campaña de donaciones está en plena vigencia y Alfonso Gómez, director del Centro de Innovación sorprendió con un anuncio al respecto. “Yo quisiera que el vínculo entre Chile Inclusivo y el Centro de Innovación tuviera una expresión bien concreta. Que de aquí en adelante ofrezcamos a nuestros socios la oportunidad de dar y contribuir a un proyecto tan clave para el futuro de la convivencia y de la conversación en este país”, dijo Gómez.


Más allá del corto plazo

El director nacional de JUNAEB, Cristóbal Acevedo, transparentó una situación que se vive comúnmente en el servicio público. “Hay una cuestión entre los tiempos de la academia, los tiempos políticos y los tiempos de las urgencias. Esa combinación muchas veces es difícil de cuajar. ¿Cómo abordamos las cosas que son urgentes y que tienen sentido de inmediatez recogiendo al mismo tiempo los antecedentes y las mediciones que nos permitan tomar buenas decisiones?”, planteó Acevedo.

De ahí la importancia que para él puede tener Chile Inclusivo en el sector público. “Necesitamos directivos públicos que tengan una visión cuantitativa y de mediano plazo que se salga de la lógica de los tiempos políticos para tomar decisiones. Desde Chile inclusivo tienen una labor evangelizadora con el directivo público, inculcándole esta visión de mediano plazo y entregándole las mejores herramientas”, sugirió Acevedo. 


Volver