INFORMACIÓN PARA

Noticias


Artículo sobre desarrollo infantil en el que participó investigadora CEEL fue publicado en Revista Chilena de Pediatría

“Desigualdades en desarrollo infantil temprano entre prestadores públicos y privados de salud y factores asociados en la Región Metropolitana de Chile” es el nombre de la publicación en que participó Viviana Hernández.

En Chile, durante 2007, se inició la implementación del subsistema de protección a la infancia, llamado Chile Crece Contigo con el objetivo de ofrecer a la población infantil un sistema integrado de intervenciones y servicios sociales que apoyaran el desarrollo biopsicosocial de “niños˜ y “niñas” y sus familias, durante los primeros cuatro años de vida.

Pero, ¿qué pasa con los niños y niñas que no reciben prestaciones de Chile Crece Contigo? Eso es precisamente lo que el estudio “Desigualdades en desarrollo infantil temprano entre prestadores públicos y privados de salud y factores asociados en la Región Metropolitana de Chile” intenta responder. En él se analizaron los resultados de la línea de base de los grupos que no han recibido las prestaciones de Chile Crece Contigo, residentes en la Región Metropolitana y que pertenecen a 2 estratos diferentes: atención de salud en sistema privado y atención de salud en sistema público.

Viviana Hernández, sicóloga e investigadora del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales es una de las autoras de este estudio. Junto a ella participaron en la publicación Paula Bedregal, M. Verónica Mingo, Carla Castañón, Patricia Valenzuela, Rosario Moore, Rolando de la Cruz y Daniela Castro.

Resultados

En cuanto a las características sociodemográficas de los niños y niñas, el estudio arrojó que la edad promedio de la muestra completa es de 42,1 ± 5,2 meses, y el 52% son hombres. Destacan las diferencias asociadas al nivel socioeconómico, como por ejemplo mientras en la red pública el promedio de años de estudio del cuidador principal es de 9,8, en la red privada alcanza los 13,7 años; el 44% de los niños pertenecientes a la red pública son hijos del jefe de hogar y cuidador principal mientras que en la red privada esta cifra se eleva al 77%. Respecto de la percepción del barrio que tiene el cuidador principal, en el sector público se observa un alto grado de inseguridad asociada principalmente a falta de carabineros, consumo de drogas y delincuencia.

Sobre los antecedentes de salud de los niños y niñas, se observa que en la mitad de los casos del sector privado, el embarazo fue buscado, mientras que en el sector público el 67% no fue planificado por ambos padres.  Al nacer, en la red privada el peso promedio es menor y se observa una mayor frecuencia de partos antes del tiempo programado. Los resultados del test de APGAR, son levemente menores en la red privada al minuto y a los cinco minutos, y en esta misma red hay mayor frecuencia de hospitalizaciones al nacer. Con posterioridad, la frecuencia de hospitalizaciones entre el primero y el tercer año es similar en ambas redes.

En relación con la salud del cuidador principal en el momento de la encuesta, se detectó una mayor frecuencia de síntomas depresivos y consumo de tabaco diario en la red pública, mientras que en la red privada fue mayor el consumo de alcohol diario.

Tanto en la red pública como en la privada, el cuidado del niño o niña fue provisto por el mismo cuidador principal o uno alternativo, sin embargo, entre una red y otra se observan diferencias significativas entre las creencias de los cuidadores. Por ejemplo en el sector público, un 66% cree que “los niños debieran callarse y escuchar”, un 47% que “los niños debieran hacer siempre felices a los padres” y un 39% que “los niños necesitan reglas muy estrictas”; mientras que en el sector privado estas tres cifras disminuyen a la mitad.

De doce elementos de juego y estimulación consultados, el promedio de disponibilidad en el hogar fue menor en el caso de los niños y niñas de redes públicas. Asimismo, en esta red el porcentaje de niños que asiste al jardín infantil es más bajo, cosa que no deja de preocupar considerando que la evidencia indica que la estimulación de los primeros años de vida es clave para el desarrollo físico, cognitivo y socioemocional futuro.

Al abordar los resultados de las distintas dimensiones del desarrollo infantil, la situación se hace más preocupante ya que los niños que se atienden en el sector público presentan más trastornos en su desarrollo (30,4% en la red pública y 14,4% en la red privada). Estos trastornos se hacen más evidentes en las áreas motoras, de comunicación y personal-social.

En el estudio se señala como factores de riesgo:

  • APGAR < 7 a los 5 minutos
  • Número de enfermedades crónicas del niño
  • Tuvo evaluación del desarrollo infantil en la red
  • Tuvo visita domiciliaria por recién nacido

Y como factores de protección:

  • Estar en la red privada de salud
  • Ausencia de síntomas de depresión en el cuidador principal
  • Recursos disponibles para el juego

DESCARGAR ARTÍCULO COMPLETO

 


Volver